esa otra que soy yoesa otra que soy yo

21/11/08

la memoria rota [poemas]

Siempre juntos, enamorados.
La eterna juventud de la vejez
y el amor contado en años.

Él la besaba, bello y largo;
y alababa su pelo de oro,
sus enormes ojos,
sus tibias manos.

Y ella sonreía, por lo bajo.
La amaba y reían juntos, enamorados.

El tiempo, siempre el tiempo, envenenado,
se enamoró de ella y, celoso,
lo apartó de su lado.

Pero ella no amaba al tiempo,
aunque éste se durmió en su regazo:
se apoderó de ella, de su mente, de sus manos.

El tiempo envenenado la envenenó,
enajenó sus cabellos blancos.
Y ella, enfadada, se entregó.

Cambió el presente y el porvenir
por sus recuerdos pasados:
y en ellos se durmió, entre sus brazos.

Nadie podrá ya conversar con ella
porque ella vive con él, en el pasado.

El tiempo, asesino, nos los robó:
primero a él de un golpe,
y después a ella, paso a paso.

Pero no conseguirá el tiempo su amor;
porque él la espera,
quizá en alguna estrella,
y ella vive, mientras poco a poco su luz se apaga,
feliz, creyendo estar todavía entre sus brazos.

[A Rafael y Griselda, mis abuelos, que tanto se amaron]

4 comentarios:

alkerme dijo...

Precioso!

Muy sentido...
Besos

Helena dijo...

Así se entiende mucho mejor la capacidad para amar tanto a las personas... que suerte que hayas encontrado a Asier para darle todo ese amor y que él te lo dé a ti

esaotra dijo...

Alkerme, gracias por tus palabras. Helena, es verdad, no sabes la suerte que he tenido de encontrarle... Doy las gracias cada día... no sé a quién o a qué, pero las doy... :)

Oihane dijo...

No lo había leido hasta ahora!! Siempre te digo lo mismo Impresionante