esa otra que soy yoesa otra que soy yo

22/11/08

mendigo [ficciones]

Sobre sus ojos, la belleza incomparable del cielo abierto. Un regalo para la vista, el cielo sembrado de estrellas y la luz de la luna llena, redonda, perfecta... Pero esa manta es incapaz de evitar que el viento frío del invierno cale hasta los huesos, y esos cartones no amortiguan la dureza del suelo.
[Sirva esto como pequeño homenaje a todas esas personas que salen adelante cada día sin un lugar donde esconderse del mundo, y para aquellas otras que, como la merche, luchan por ellos, por hacer de este mundo un lugar mejor]

4 comentarios:

Helena dijo...

Jo maja, que capacidad de transformar en palabras las emociones... Olé y tu y requeteolé la merche. Muchos besos pa las dos desde las frías noches madrileñas... y más aún para los que duermen aquí, que ni siquiera pueden ver las estrellas...

Merchita dijo...

Si es que cada vez que te leo me pongo a llorar, Asul muchas gracias, de verdad. Me has emocionado, no me lo esperaba.. Ya te contaré mi nochecita junto con 30 más durmiendo al lado de la Giralda... Esa noche sí nos miraba la gente, sin embargo, a ellos, nadie les mira... Miradas de este mundo..

Besitos a las dos, a mis dos compis ;O)

La Merche

Anónimo dijo...

Cada día me siento más y más privilegiado de haberos conocido niñatas!!!, espero que el tiempo, la distancia y las vidas perpendiculares que tenemos se crucen muchisisimas veces porque no os pienso olvidar.
Un fuerte Abrazo desde la fría pero acogedora Castilla.
Carlangas.

esaotra dijo...

El mundo es un lugar mejor porque estáis vosotros. Os quiero. Tengo tantas ganas de veros...