esa otra que soy yoesa otra que soy yo

5/8/10

agua en el desierto [viajes]

Igual que en el desierto hay oasis, de cuando en cuando encontramos en nuestro periplo por India lugares idilicos, casi magicos, que contrastan brutalmente con la realidad del que es uno de los paises mas pobres y poblados del mundo.

Poco a poco, a medida que el coche avanza, el paisaje va cambiando y tornandose mas y mas verde. La lluvia, que siempre me resulta incomoda y me pone triste en Bilbao, aqui solo consigue realzar aun mas colores de los prados, de los arrozales, de las montanas, que de pronto inundan todo.

Atras queda el bullicio de la ciudad, la suciedad y el ruido. Como un espejismo, Ranakpur se alza ante nosotros, grandioso. Su marmol blanco destaca entre el verde de las montanas, cuyos picos mas altos se ocultan bajo las blanquecinas nubes del monzon, dando a la escena aun mas impresion de ensonacion que de realidad.

Cada una de las 1.444 columnas de este templo janita es una obra de arte en si misma, diferente a todas las demas. Cada rincon dentro del templo es una fotografia.

La suave brisa que se cuela entre su silencio y la sensacion del marmol frio en los pies te transportan por un momento a otro lugar, distante, sosegado, a kilometros de distancia de la India, del mundo, y de su miseria. Es como encontrar agua en el desierto... Para encontrar a Dios, sin embargo, creo que tendre que seguir viajando...

1 comentario:

Margary Delgado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.