esa otra que soy yoesa otra que soy yo

27/4/11

seguiré caminando [mis cosas / viajes]

Caminar. Un plan sencillo. Recorrer los mismos caminos que han recorrido durante años, durante siglos, peregrinos venidos de unos y otros lugares, con unos u otros objetivos. Caminar, siguiendo, o más bien encontrando, tu propio objetivo. Cuando decidí que quería hacer el Camino de Santiago, o mejor dicho parte de él por cuestiones de tiempo, no lo pensé demasiado. Simplemente un plan más con amigos a los que nunca puedo ni quiero decir que no (por algo he compartido con ellos algunos de los momentos más importantes y decisivos de mi vida, aquí, aquí o aquí, por ejemplo). Disfrutar de tiempo con ellos y poner a prueba mi propio estado físico, comprobar si las horas de gimnasio estaban sirviendo para algo... No buscaba nada más en principio. Según avanzan los años, tomo las decisiones de este tipo más deprisa, para evitar que la comodidad, la rutina o el miedo tomen la decisión por mi antes.

Y así comencé a caminar. No han sido muchos kilómetros ni muchos días, pero han sido los suficientes no sólo para compartir risas, confidencias y momentos de silencio en compañía irrepetibles, sino para pasar tiempo a solas, enfrentándome a esaotra que se esconde entre mi corazón, mi mente y mis entrañas, y que sabe siempre golpearme donde más me duele y ponerme siempre al límite de mi propia paciencia. Me ha dado tiempo a pensar, a recordar, a soñar, pero sobre todo a dejar por fin la mente en blanco, algo tan sencillo y que sin embargo este ritmo frenético que he dejado que se meta en mi vida no me suele permitir hacer.

No ha sido revelador. No me he encontrado. No he encontrado a Dios. Ni el sentido de la vida. Ni me he perdonado a mi misma. Ni he hecho una lista de cosas que debo hacer antes de morir. Sólo he pasado tiempo a solas conmigo misma y he conseguido sobrevivir. Mi cuerpo ha respondido: No hay agujetas. No hay ampollas. No hay dolor. Mi mente, también. Ese ha sido mi camino. Muchas imágenes grabadas en mi retina _el compañerismo en el camino, el afán de superación, las risas nocturnas en los albergues, las quejas compartidas por el agua fría..._ y muchas sensaciones _el olor del bosque, el sonido de mi respiración, el sol entre los árboles, la lluvía en el asfalto..._ marcadas a fuego en mi alma. Y el balance, si tengo que hacer alguno, lo tomo prestado de una muy buena amiga: "Seguiré caminando".


camino de santiago [haz click sobre la imagen para ver el album completo]
[haz click sobre la imagen para ver el album completo]

3 comentarios:

Asier dijo...

...y yo contigo :)

eva-escort madrid dijo...

El camino es distinto para cada uno, incluso una misma persona hace el camino en años diferentes y sus sensaciones son distintas, esta claro que como el 1º no hay ninguno. Yo este años voy a hacer un tramo del camino del norte, solita, no quiero que nadie venga conmigo, yo si necesito encontrarme conmigo y saber si soy capaz y si tengo fuerzas para seguir en esto y no me refiero a las fuerzas físicas, sino a las otras. Besos y me alegro que te haya gustado tu camino. Utreia

esaotra dijo...

Fíjate que antes de hacerlo, no entendía a la gente que lo hacía sola. O la entendía pero creía que eso es algo que no iba conmigo. Y acabé haciendo un montón de kilómetros sola, con mi grupo por delante o por detrás, pero caminando a solas muchas horas... Y me gustó la sensación tanto que no sólo lo entiendo, sino que me encantaría hacer otro tramo yo sola... Quizá algún día...

Si haces el tuyo, suerte y ánimo... y vuelve a contármelo!

Gracias por la visita :)