esa otra que soy yoesa otra que soy yo

26/9/12

se llama estafa [mi actualidad]

Días convulsos, llenos de manifestaciones, de huelgas, de declaraciones polémicas... Aquí escribo todo lo que no me dará tiempo a decir esta madrugada en las ondas. Esta semana, un día más tarde por la huelga: Jueves 27 a partir de las 01:00 h en La Noche Despierta de Radio Euskadi.

El Gobierno felicita a la policía por su actuación el 25-S

  • Cifuentes niega "brutalidad policial" y sostiene que se recogieron más de 260 kilos de piedras
  • Fernández Díaz habla de "violencia extrema" por parte de algunos manifestantes
  • La protesta junto al Congreso acabó con 64 heridos y 35 detenidos
  • Hoy hay una nueva convocatoria de manifestación frente a las Cortes para las siete de la tarde
  • PSOE e IU censuran la actuación policial
  • La plataforma 25-S califica de “éxito” la convocatoria de ayer

[Fuente: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/09/26/madrid/1348642682_939719.html]

Yo, un consumidor, compro, pongamos por caso, una pulsera. Pero no una pulsera cualquiera. De hecho, yo ni siquiera tenía en mente comprar una pulsera. Pero alguien me anuncia a bombo y platillo, con una arrolladora campaña de marketing, una pulsera a la que se le atribuyen cualidades cuasi-mágicas. Y yo no quería una pulsera, pero claro… “Si mejora mi pobre salud… Es que me va dar el equilibrio que me falta... He de comprar esa pulsera.

La compro. Y cuando ya luzco orgullosa en la muñeca la pulsera, llamémosle por ejemplo... “Power Balance”, resulta que… no noto nada. Mi salud no mejora. No encuentro mi equilibrio. Por más que miro ese trozo de plástico que adorna mi muñeca. Con todo lo que me prometieron en aquella campaña de marketing aún en mente, decido que esto no es lo que me habían vendido. Y como consumidor, lo denuncio. Y resulta que esto no son invenciones mías, que esto tiene un nombre. Y se llama ESTAFA.

Como consumidor, puedo reclamar cuando lo que yo elegí no es lo que me habían prometido. ¿Por qué no puedo hacer lo mismo como ciudadano? ¿Imagina alguien a los comerciales de la "Power Balance" acallando con porras a los que no están contentos con su producto? ¿Por qué si a la Policía? ¿Por qué se me niega el derecho a reclamar por lo que creo un atropello, una estafa?

Y esto, esto va más allá. Esto, que no nos engañen, hace mucho que dejó de tener que ver con ideologías políticas o con teorías de mercado. Si alguien grita “que les jodan” cuando a otro ser humano le están restando posibilidades, si alguien cree que otro ser humano no tiene el mismo derecho que él a la sanidad, si alguien cree que la educación no es el primer pilar a defender en una sociedad, si alguien alaba que los golpes son la forma de acallar las palabras, el debate deja de estar en si ese alguien es buen o mal político. Estamos hablando de falta de principios, de ausencia de solidaridad, de nula empatía… Estamos hablando de malas personas. Y yo malas personas, no quiero que me gobiernen.

3 comentarios:

mitraista dijo...

Pues... seguramente no sean malas personas, seguramente no, seguramente tengan otros valores, valores diferentes de los tuyos y de los míos, no sé... y sino, difícil va a ser que la situación cambie por las buenas...

Deivit81 dijo...

Que va, por Dios! No son malas personas. Hombre! Lo único que sólo les interesa su ombligo y que los demás les importan un pimiento. Pero eso son "otros valores". Claro! Se llama el valor del egoísmo, el valor de la inutilidad y el valor de quitatepa ponermeyo".

¿Valores?

Lwrence dijo...

La revolucion francesa, fue tachada de ilegal en su tiempo. Si no podemos quejanos, si no podemos protestar, si no podemos reclamar..¿que nos queda? Ni me siento gobernado, ni mucho menos representado.