esa otra que soy yoesa otra que soy yo

18/7/09

metamorfosis [ficciones]

Empezó como una simple preferencia. Prefería el calor al frío. El Sol a la Luna. El verano al invierno. Más tarde, la preferencia empezó a convertirse en una pequeña manía. Siempre se sentaba con el Sol de frente. Siempre debía dejar abiertas las ventanas de casa cuando el día se presentaba soleado. Siempre tenía que cambiar de acera si por la que caminaba había sombra.

Con el paso del tiempo, la manía acabo por convertirse en una obsesión. Empezó a afectar a su carácter, a su forma de vida. Dejaba cualquier cosa, cualquier cosa que estuviese haciendo, por tenderse a sentir la caricia del Sol en su piel cada vez más morena. Sus cambios de humor eran demoledores: reía como un cascabel con el buen tiempo y una tormenta se desataba en su interior a la vez que los termómetros bajaban...

Perdió su trabajo. Su familia y los pocos amigos que le quedaban estaban cada vez más preocupados. Hasta que una mañana se presentaron en su apartamento dispuestos a hacerla entrar en razón, y no la encontraron. Dicen que emigró al Sur, aunque todos los que entraron esa mañana a su apartamento vieron escabullirse una lagartija por la terraza.

3 comentarios:

bebita dijo...

Me gusta!! :)

Anónimo dijo...

Sabía que tendría un buen final :)
Oihane

alkerme dijo...

Muy interesante, creo que tiene moraleja...

Un beso