esa otra que soy yo

30/9/14

legislar con ciencia y no con creencias

En el marco de Naukas (jornadas sobre Ciencia, escepticismo y humor), Sergio Pérez Acebrón, investigador en el German Cancer Research Center (Heidelberg-Alemania), ha dado este fin de semana una charla magistral _por certera, valiente y comprometida_, sobre un tema tan difícil como el aborto.

Como mujer, me emocionó oírle. Muchas veces queremos defender una opinión y nos faltan argumentos veraces, certezas, pruebas irrefutables. La Ciencia está ahí para darnos esos argumentos y personas como Sergio, que nos ayudan con la divulgación científica a llegar hasta ellos, hacen una labor impagable. Vaya por delante mi agradecimiento y toda mi admiración y respeto.

El vídeo de la charla son tan sólo 09:05 minutos. Pierdes más tiempo en tu vida en cosas mucho menos importantes. Invierte tu tiempo en verlo. Están intentando que nuestros derechos como personas, como mujeres, los decidan la moral o la fe. Usemos la Ciencia en nuestro favor; ha sido y es el motor que hace avanzar nuestra sociedad a lo largo de la Historia.

Transcribo a continuación parte de la charla. No habla de moral. No habla de creencias. Habla de lo que conocemos como método científico. Y me parece incontestable.

"Lo que tenéis aquí es un electroencefalograma, para medir la actividad cerebral, y un electrocardiograma, para medir la actividad del corazón. Son actividades que nos acompañan durante toda la vida, pero la superior tiene una importancia en este asunto y quiero tratarla. Y es que tiene validez legal para decidir si alguien ha muerto, para decidir si alguien ha dejado de ser una persona.


Aunque otros órganos funcionen, aunque ese corazón siga latiendo, se puede iniciar un proceso de donación de órganos, por ejemplo, de esos órganos que funcionan. Y lo puede hacer incluso una tercera persona... Mi madre, mi mujer, podría iniciar este proceso de donación de órganos porque incontestablemente hemos decidido que la muerte cerebral es el momento en el que dejamos de ser personas. Yo lo que os propongo es que usemos esta herramienta para llegar a un acuerdo de mínimos en temas de embriología.

¿Cómo es el encefalograma de un embrión?



Bueno, el de 6 semanas y hasta las 12 semanas, carecen de actividad cerebral.

A partir de la semana 13, empezamos a ver algunos destellos, neuronas que están migrando, que están conectándose, pero como digo, sólo algunos centelleos, algunos destellos en el espectro.

A partir de la semana 23, empieza a haber un encefalograma reconocible, que empieza a parecerse poco a poco al de una persona.

Si aceptamos la premisa que os estaba diciendo al principio, que usemos esa herramienta no sólo para el final de la vida, sino también para el principio, podríamos decir que no estamos, legalmente, ante una persona antes de la semana 23, o si somos muy muy muy estrictos, antes de la semana 13, o sea, el primer trimestre de embarazo.

Yo entiendo que éste es un debate muy muy complicado, pero no podemos, no debemos, dejar fuera del debate lo que sabemos del desarrollo embrionario. He empezado con una pregunta, quería acabar con otro par de preguntas. Y es la primera:

¿Por qué se legisla sin conocimientos de embriología?

Y la segunda es:

¿Por qué mi madre puede iniciar un proceso de donación de órganos cuando yo por ejemplo deje de tener actividad cerebral, pero tiene que pasar un auténtico calvario o incluso quizás no pueda interrumpir un embarazo de un embrión que tampoco tiene actividad cerebral?" 

Enlace al vídeo: Células, embriones y bebés.
Gracias @acebron y #Naukas14 por darnos luz; sin Ciencia estamos a oscuras.

5/9/14

hasta pronto, javier domínguez... #NOalEREenEuskoIrratia

Podría hablar de la magia de la radio, de la preciosa labor que cumple el Periodismo cuando está al servicio de la información y no del dinero, del relato de la actualidad desde todos los enfoques, por más incómodos que sean, de la pasión por el trabajo bien hecho, de la audacia y la valentía necesarias para pensar y actuar en consecuencia en un medio de comunicación. Podría hablar de todo eso y no sería capaz de describirlo como es debido: A la persona que a mí como a tantos otros, nos ha dado voz a través de la ondas durante estos años en la radio pública vasca. Quiero ser yo ahora la suya; ahora que han decidido apagarla.

79 puestos de trabajo serán reducidos a 43 con el pretexto del idioma en EiTB. Escribo pretexto porque lo es. En un territorio bilingüe como el nuestro, los trabajadores públicos deben estar acreditados en ambos idiomas, pero han de tener la oportunidad de estarlo. Se les exigen ahora unas aptitudes que durante años no se les han exigido a personas que, como Javier Domínguez, han dedicado su tiempo, su esfuerzo, su profesionalidad, en sacar adelante un medio de comunicación. Prescinden de ellos sin oportunidad de réplica. 79 trabajadores ahora serán 43. Puedes no llamarlo ERE, pero lo es, disfrazado de normalización lingüística, que disfraza a su vez intenciones políticas. El maldito juego de siempre, donde siempre pierden los mismos.

No conozco el caso de todas las personas afectadas, pero lo conozco a él. Capaz de sacar adelante durante años un programa de 5 horas de radio nocturna, La noche despierta, sin apenas medios. Capaz de hacer crecer la audiencia de un programa de radio, Graffiti, de 13.000 a 21.000 en una temporada (datos de la segunda franja horaria del programa según la última ola del EGM). Capaz de arriesgarse cada día a dar lo mejor de sí mismo. Capaz de hacer que personas como yo volvamos a creer en el Periodismo.

No sólo están destruyendo su puesto de trabajo. Ni el de sus compañeros. Están destruyendo una parte importante de la radio pública y, con su pérdida, perdemos todos. Mucho más de lo que nos hemos parado a pensar. Piénsalo ahora. Y piénsalo en el futuro cuando decidas quién quieres que tome estas decisiones por ti.

Gracias a Naiara y a Mikel por tanta complicidad en estos años. Y a Javi, por tanto.

18/8/14

yo soy yo y mis miedos [mis cosas]

Tengo tendencia a actuar por impulsos, a querer de más, a llorar de menos. A hacer demasiado ruido cuando me imponen silencio. Soy demasiado mayor para llegar a casa de día y sigo bailando hasta que amanece cada noche que me invita a apostar la vida. Tomo más copas que decisiones importantes. Esas se encargan de tomarme a mí. Siempre hay un teléfono que acaba sonando. Una factura por pagar. Una visita sin flores al hospital. Una mirada desafiante a una cruz que no responde en cada funeral. Y el miedo a estar completamente equivocada. Y a estar en lo cierto. Me calzo las zapatillas y salgo a correr, yo que me escondía en clase de gimnasia. Hago las maletas otra vez. Me paro ante cualquier ventana abierta. Todo momento es bueno para planear otra huída. Para desoír la voz de lo correcto. Sólo quiero otro baile, otra carrera, otro viaje, otro salto al vacío que me deje sin aliento. Ni siquiera depende de ti y de tu mano mintiendo sobre un futuro en el que nunca me dejarás caer. Depende de mí y de mi miedo. Cualquier día le miro a los ojos y este caos que soy se ordena. Como si hiciese falta. Como si me fuera a atrever.

2/8/14

santander music festival 2014 · día tres [fotografía]

El primer grupo de la noche jugaba en casa y supo aprovechar la ventaja. Desde las primeras filas, los seguidores de Templeton exhortaban sin éxito a la formación cántabra para que entonasen Bacon frito, uno de los temas de la serie de animación Hora de Aventuras en la que colaboran. Buen rollo desde el inicio del concierto que se tradujo en buena música. Comenzó a llover con los primeros acordes pero el ambiente debió ahuyentarla y las nubes desaparecieron para el resto del festival. Con temas clásicos y muchos de su último álbum, Rosi, Templeton ofreció un concierto más que respetable.



Tras Templeton, en la carpa de la playa, Miqui Puig DJ daba rienda suelta a los deseos de los aficionados al baile ochentero. Alaska y los Pegamoides y su Quiero ser un bote de colón es un buen ejemplo de lo que sonó en los interludios de los conciertos principales. Música divertida y muy bailable, que los más veteranos disfrutaron de lo lindo.



Cuando Sidonie hizo su aparición en el escenario, con la bandera canadiense de fondo, el recinto estaba ya abarrotado. Día grande en el festival y grande su concierto. Marc Ros no dudó en flanquear la barrera que lo separaba del público y cantar Un día de mierda a hombros de un compañero entre los cientos de personas que se agolpaban a su alrededor intentando corear lo más cerca posible del cantante.



Miqui Puig DJ tuvo que alargar su sesión por problemas técnicos que impidieron a Glass Animals comenzar a la hora programada. A los que continuaban bailando en la carpa de la playa al ritmo del DJ no pareció importarles, pero en la zona del escenario principal la situación se tensaba por momentos. Una vez más, el buen rollo que ha predominado en el festival hizo su aparición y los bailes y olas se sucedieron entre el público que acabó afrontando con sentido del humor la demora. También lo hicieron los ingleses, que se afanaban en el escenario en la puesta a punto de instrumentos y micros para poder empezar. Finalmente empezaron, pero no en las mejores condiciones. Quien no conociese el grupo de antemano, puede haberse llevado de ellos una impresión equivocada porque el sonido durante los cincuenta minutos que duró la actuación dejó mucho que desear, acoples constantes que llegaban a ser realmente incómodos en algunos momentos.



Con el retraso acumulado, la legión de seguidores de Vetusta Morla estaba impaciente. Esta vez se desplazaron menos personas a la carpa de la playa a ver a Miqui Puig DJ de cerca; la mayoría prefirieron escucharlo de fondo para asegurarse un buen sitio durante el concierto de los madrileños. A las dos de la madrugada comenzaba el show, con el aforo más grande del festival. La deriva fue el éxito que viene siendo cada vez que Vetusta Morla lo presenta en un escenario. Público entregadísimo, al mismo nivel que la banda, en especial de su enérgico cantante, que no dejó de moverse ni un segundo desde el comienzo al final del concierto.



El festival se cerró con la actuación fantasma de Sexy Sadie. Fantasma porque, como ellos mismos alegaron, aunque estaban dando un concierto, son un grupo inexistente desde 2006, fecha en la que decidieron disolver la banda, para pena de muchos. Todos sus temas fueron clásicos por cuestiones obvias, pero su rock sonó más que vivo e hicieron vibrar a todos los que se quedaron tras la actuación de Vetusta Morla. Cerraban así un festival que ha demostrado que la apuesta por grupos nacionales es segura. Un año de espera se va a hacer muy largo hasta el Santander Music 2015.



Todas las fotos del Festival en Flickr: Santander Music 2014.
Crónica publicada inicialmente en Check Ocio.

1/8/14

santander music festival 2014 · día dos [fotografía]

Este año cumplen 20 en el mundo de la música, y se nota. La habitación roja conseguía congregar frente al escenario a una legión de seguidores desde primera hora. No sólo hacen música, sino que la disfrutan salvajemente. Jorge, la voz cantante de este quinteto valenciano, no dudó en bajar al foso para acercarse al cada vez más número público y gritar, más que cantar, con ellos, puño en alto, algunas de sus canciones. Entre sus clásicos, Indestructibles o el Eje del mal fueron las más aplaudidas. Con la guitarra de Jorge lanzada contra la batería; así pusieron punto final a cincuenta intensos minutos de La habitación roja en estado puro. Citando al propio Jorge, “hay otro grupos, quizá mejores, pero no son La habitación roja”.



La campa del festival se llenó a mitad de concierto de ponchos de colores. La lluvia amenazaba con deslucir la noche, pero la cosa no pasó de las amenazas, y poco rato después los chubasqueros se convertían en improvisadas toallas sobre la hierba cuando llegaban los momentos de recobrar fuerzas. EME DJ cogió el testigo tras la actuación de LHR, pinchando música en el escenario de la playa. En los sucesivos descansos, la DJ de Monforte sería la encargada de dinamizar a los asistentes. Desde versiones de Michael Jackson a temas míticos como The rythm of the nigth, pasando por Daft Punk. Marta Fierro, aka EME DJ, se encargó de que los descansos entre conciertos no lo fueran tanto.



Uno de los momentos álgidos de la noche llegaba en torno a las 22:30, cuando Love of Lesbian hacía su aparición en el escenario entre el espeso humo de una bengala y la irreverencia al micrófono de Santi Balmes. Fueron muchos los que, como auténticos fans de John Boy, esperaban desde primera hora de la tarde para ocupar las primeras filas en el concierto. A pesar de los problemas técnicos con la proyección, el desparpajo de la banda en general, y de Santi en particular, hicieron vibrar a toda la campa. Buena acogida para temas nuevos como Manifiesto delirista y entrega absoluta para los clásicos, como Algunas Plantas o Me amo, con paseo hasta la torre de sonido incluido del guitarrista convertido en hombre rana. Aunque en cuanto a afinación no fuese su mejor concierto, el ambiente fue inmejorable. Coreando Fantástico cerraron la actuación, despidiendo al grupo hasta 2016. Desde luego, una fantástica despedida.



Quizá por la hora, quizá porque muchos necesitaban recuperar el aliento tras la intensidad de los dos primeros pases, el público se dividió durante el concierto de Archie Bronson Outfit entre quienes lo dieron todo brazos en alto en las primeras filas y quienes prefirieron escucharlo desde la campa, tomando algo mientras disfrutaban del rock de la banda londinense.



Un batería que canta no es algo usual, como tampoco lo es la propuesta de El columpio asesino, que en su último trabajo apuesta por la disonancia de sonidos como forma de revelarse con la situación actual de la sociedad. Ballenas muertas en San Sabastián sonó en el escenario con mucha fuerza, bajo la mirada atenta del numeroso público congregado. Un público que enloqueció literalmente cuando los pamploneses entonaron su éxito Toro. Buena ejecución, buen ambiente y pasión sobre el escenario y un auditorio que respondió con la misma pasión. De agradecer.



La seriedad que transmitían sus trajes y sus facciones no se correspondió con lo que 2 Many DJs provocaron en la pista de baile en la que se convirtió la campa del recinto durante el último concierto de la noche. Desde su mesa de mezclas, los belgas empezaron a ganarse el favor del público rápidamente; explosión de manos en alto y saltos tan pronto como hicieron reverberar en la península de la Magdalena a Chimo Bayo o MGMT. La noche acabó, aunque en distintos registros, como había comenzado, enérgica.



Todas las fotos del Festival en Flickr: Santander Music 2014.
Crónica publicada inicialmente en Check Ocio.

31/7/14

santander music festival 2014 · día uno [fotografía]

Sin el amparo de la oscuridad cuesta comenzar a saltar en un concierto. Los más fieles a León Benavente lo empezaron a hacer tan pronto como el cuarteto hizo sonar los primeros acordes. No había acabado de irse el sol cuando todos los presentes saltaban ya, dejándose llevar por el in crescendo de la música. Canciones adaptadas magistralmente al espectáculo y un público que recitaba bien entrenado las pegadizas letras. Ánimo, Valiente se escuchó casi al mismo volumen en ambos lados del escenario. Cincuenta minutos de un concierto que fue creciendo en intensidad hasta acabar dejando el público con ganas de más.



Meneo DJ cogía pronto el relevo y animaba a bailar al numeroso público que iba llegando al recinto, hasta la aparición de Iván Ferreiro bajo los focos. Una aparición que tardó más de lo previsto. Cuando los más impacientes ya comenzaban a silbar, el escenario se llenó de humo y de la magia de aquella canción de los años ochenta. Elegante y cercano, Iván Ferreiro cantó junto a todas las voces que corearon una tras otra y a voz en grito sus letras. El tiempo no dio para más e Iván se despidió de sus incondicionales seguidores con la amabilidad y simpatía que le caracteriza. Nuevo movimiento de gente tras la actuación de Iván Ferreiro hasta la pequeña carpa que alcanzaba dimensiones gigantes a medida que los decibelios subían con la música electrónica de Meneo DJ.



Los últimos rezagados acababan de llegar y el escenario principal se iluminó una vez más. El ritmo rubio enseguida se contagió y las manos en alto acompañaban las eléctricas canciones de The Asteroids Galaxy Tour. Un espectáculo de ritmo y potencia sonora hicieron bailar al público durante cincuenta intensos minutos, que desembocaron una vez más en la música de Meneo DJ. El clima acompañaba y los asistentes al festival se distribuían por la campa del recinto disfrutando de la música mientras recobraban fuerzas antes de continuar.



Los chicos de Izal contaron con algo más de tiempo sobre el escenario y lo aprovecharon bien. Decían que en su primer concierto en Santander apenas hubo 15 personas. Ahora, gritaban y saltaban por cientos con sus letras. Sintonía perfecta entre grupo y público. Canciones coreadas desde el público y sonrisas de satisfacción arriba y abajo del escenario. Tras Izal, música electrónica esta vez con ritmos latinos en el último interludio a cargo de Meneo DJ.



Afrontar el último concierto de la larga noche no parecía tarea fácil. La elección de temas de Standstill no pudo ser más acertada. Mezclando su último espectáculo de luz y sonido Cénit con clásicos como el ya casi himno Adelante Bonaparte, y el efecto energizante de la percusión amplificada, lograron poner un punto y final rotundo a la primera noche del festival…



O un punto y a parte para los marchosos, que alargaron aún más la velada musical gracias a Meneo DJ. La banda sonora de Blade a todos volumen hacia saltar en la campa a muchos, mientras otros tantos salíamos del parque de la Magdalena con muy buen sabor de boca. Y con ganas de más.

Todas las fotos del Festival en Flickr: Santander Music 2014.
Crónica publicada inicialmente en Check Ocio.

14/7/14

ángela [mis cosas]


El tiempo me roba nombres. Los años se amontonan sobre los recuerdos y me hacen cada vez más difícil regresar a ellos. Y tengo miedo. Miedo de que si los olvido a ellos, me olvide también de quién soy yo.

Se llama Ángela, como mi madre, y me cogía siempre muy fuerte la mano sin decir una palabra. Aquel año en que Perú me cambió para siempre. Que no se me olvide.

10/6/14

sin ella [ficciones]

Me quedé petrificada cuando la vi de nuevo. Desde luego era ella, la de siempre, pero el tiempo había pasado sobre ella sin piedad. La sonrisa con la que tanto soñé entonces, apenas era una mueca ahora. Aquel brillo en la mirada se parecía más a una lágrima a punto de caer que a la vitalidad de los días de vino y rosas. El pelo cano, enmarañado, el cuerpo lúgubre y encogido sobre su bastón. Era ella, sin duda, y lo dudaba al verla.

La culpa vino a mí, casi al momento. Pasaron ante mí, fugaces, todos los momentos de mi vida en los que me despreocupé de su suerte. De cuando en cuando pensaba en ella, es cierto, pero la pensaba lejana y feliz, lozana y despreocupada como siempre solía ser. Al fin y al cabo, la suerte me sonreía sin ella. Yo era feliz.

El pánico sobrevino a la culpa. Quizá fuese demasiado tarde. Me entraron las prisas. Me urgía volver a tenerla y ser felices juntos como deberíamos haberlo sido siempre. ¿Cómo no pude darme cuenta de que la perdía? ¿En qué momento olvidé lo importante que era para mí?

Me miró en silencio largamente y se alejó renqueando, sin decir palabra. Y aquí estoy desde entonces, dispuesta a recuperarla de nuevo. Dicen que los imposibles sólo lo son hasta que alguien los consigue llevar a cabo. La recuperaré. Y ya nunca más dejaré que nada ni nadie me la arrebate. Al fin y al cabo, ella no tiene la culpa; Libertad no se merecía un final así.

29/5/14

no me arregles [mis cosas]

Que una, a veces, se cansa de poner al mal tiempo buena cara, una sonrisa a los problemas y música para el alma.

Que una, a veces, se harta de seguir un maldito manual de autoayuda que no te ayuda en nada. Salvo si lo has escrito tú y te apellidas Coelho, que entonces sí te salva. Mantras de felicidad con precio de mercado que en la miseria cotizan al alza.

Que una, a veces, no quiere consejos, ni un hombro sobre el que llorar, ni un Dios al que dirigir sus plegarias.

Que una, a veces, no busca ser la jodida respuesta a sus dudas, ni la solución a sus problemas, ni el cambio que empieza en ti y que todo lo cambia.

A veces, una sólo quiere alguien que respete sus malos días. Y después, dar las gracias.

7/5/14

cuestión de supervivencia [poemas]

No es cierto que ahora conozca mejor el camino;
no me he hecho a mí misma, ni quiero;
no he elegido el color de todas las paredes de mi casa,
ni éste es el futuro que elegimos cuando niños.
No avanzo y me canso,
y sin embargo algunos días una palabra nueva me eriza la piel.
No aprendo de los errores más que de los aciertos,
tal vez porque sea imposible distinguir el mal y el bien
en la línea de sucesos que me trajo hasta aquí.
He dejado de creer en lo que creía
y he renegado de esa fe dormida
que a veces me late bajo la piel.
He amado a quien no me ha amado
y he engañado a quienes sí.
He traicionado promesas,
las más imperdonables, las que me hice a mí.
Me han sangrado las rodillas y he llorado,
y me he tragado lágrimas que no debí.
He perdido trenes
y sigo esperando algunos que sé, no van a venir.
He roto sueños
y sigo soñando cada noche que no puedo dormir.
He reído en soledad
y sigo buscando el eco de otra risa que me busque a mí.
He decidido seguir caminando, sin conocer el camino.
He aprendido a fijar el rumbo, sin tener horizonte.
Me he acostumbrado a dormir sin ti.
Madurar lo llaman algunos. Yo lo llamo sobrevivir.

19/3/14

el vuelo [ficciones / fotografía]


Que desapareció, dijeron, sin dejar rastro. Pasado el tiempo, archivaron su caso. La lluvia y el viento acabaron deshaciendo sus fotos en los postes de la ciudad. Alguien dijo unas palabras tristes en un simulacro de entierro sin cuerpo, y de cuando en cuando aparecen todavía flores frescas en el banco del parque donde solía sentarse a leer los días de sol. Que desapareció, dijeron, sin dejar rastro. Pero aquella tarde al entrar en su casa, yo vi caer la pluma junto a la ventana abierta. Y todavía resuena en mí el sonido de batir de alas, alejándose.


11/3/14

hay otras [poemas]

Las hay más listas que yo, más altas y más delgadas,
sin la dentadura, las vértebras y las ideas torcidas,
sin esta estúpida manía de seguir soñando imposibles
cada 14 de noviembre o cada 7 de marzo,
sin estos deseos enredados en melancolía,
sin este humor absurdo que dispara cinismo a bocajarro.

Las hay que no tropiezan
365 veces al año con el mismo día,
que no se pierden en sus propios zapatos,
que no olvidan las fechas rojas del calendario.

Hay otras que no son yo,
que te romperán menos,
pero nunca beberás esta pasión de sus labios.
Hay otras que no son yo,
que te cuidarán más,
pero nunca harán que te salves tanto.

3/3/14

la culpa [poemas]

Culpa mía,
que construí otro castillo de naipes antes del huracán,
que olvidé que tu medio natural son las arenas movedizas.

Culpa mía,
por haber garabateado tu nombre junto al mío sin pensar,
por haberle regalado una vez más mi felicidad al azar.

Culpa mía,
si sabía que tenías las maletas llenas de promesas incumplidas,
si ya había aprendido que el compromiso no reconoce tu firma.

No me atrevo a sacar de mi vida tu culpa y tus mentiras. Culpa mía.

8/2/14

el tiempo [fotografía]

01 - El tiempo.02 - El tiempo.03 - El tiempo.04 - El tiempo.05 - El tiempo.06 - El tiempo.07 - El tiempo.08 - El tiempo.09 - El tiempo.10 - El tiempo.
11 - El tiempo.

Serie sobre la temática "Tiempo", realizada como trabajo para clase en el Centro de Fotografía Contemporánea de Bilbao (CFC).

Más allá de los resultados, unas fotos más o menos mejorables, la experiencia de fotografiar a mis padres con sus recuerdos es inexplicable. Una experiencia preciosa, como ellos.




[Haz click para ver el álbum completo: el tiempo]